jueves, 23 de julio de 2009

Nariz de payaso


No me gustaban los payasos. Me refiero a los payasos de circo. Aún ahora, cuando veo un payaso viejo, siento infinita tristeza y lástima. Se que tiene que ver con mi postura orgullosa ante la vida, y reconozco que llegué a considerar la profesión de payaso como denigrante. El maquillaje absurdo, la nariz roja, la sonrisa fingida, todo indigno en un hombre o mujer. Sin embargo el rechazo poco a poco dio lugar a la curiosidad y el asombro. ¿Que tipo de personas eran aquellas que no dudaban en ponerse los zapatos largos y puntiagudos mientras otros usaban el traje y la corbata? ¿En que antiguo y tal vez secreto tratado aprendían a obtener el coraje para tal oficio? ¿Cómo eran en la intimidad estos personajes, lejos de los niños y los globos de colores? ¿Se reían con los suyos con la misma intensidad que con el cliente? ¿Todos sus pantalones eran abombados? ¿Qué hacia para divertirse un payaso, si su jornada son muecas y pitidos? La resolución de estas incógnitas podría dar luz sobre aspectos insondables del espíritu humano, causa de tantos comportamientos absurdos.

El panorama se aclaró al caer en cuenta que en muchos aspectos debe ser una profesión liberadora. El payaso debe tener bien claro lo que quiere en la vida sabiendo que muy pocos entienden o valoran su profesión como digna y necesaria. En ese sentido, convertirse en un payaso seguro de si mismo y convertirse en una persona segura de si misma comparte el mismo primer escalón:
Reírse de uno mismo tendría que figurar como materia en el primer semestre de la universidad de la vida. Reírse de uno mismo es signo de madurez. Superar el miedo al ridículo es la máxima expresión de la negación personal y la negación personal es el inicio de la libertad. Por eso ahora sé que mi rechazo inicial era envidia disfrazada. Envidia de un ser humano que acepta lo que hace y no le perturba la bulliciosa opinión del otro.

3 comentarios:

  1. Simplemente me encanta!!! Buscaba una foto y de repente me topé con esto!!... me encanta...

    ResponderEliminar